¿Qué es el vitiligo?

El vitíligo es un trastorno prolongado y quien lo padece tiene muy pocas posibilidades de eliminarlo por completo. El nombre correcto es vitiligo, ya que he visto en muchos sitios la palabra escrita como bitiligo, vitiligio o viteligo. El vitíligo no es contagioso, por lo que no se puede contraer de otras personas o transmitirla.

La buena noticia es que con un tratamiento adecuado, se puede poner bajo control efectivamente y reducir la aparición o esparcimiento de las manchas blancas. Aunque esta enfermedad no induce ningún daño orgánico, tiene un efecto devastador en la vida social del paciente y su familia. Conoce más sobre las causas, síntomas y tratamientos del vitíligo.

Las causas del vitíligo

Esta afección es provocada por el mal funcionamiento o destrucción de las células responsables de la pigmentación de la piel, conocidas como melanocitos; las causas de este trastorno no pueden ser establecidas con precisión, sin embargo la mayoría de las investigaciones hasta ahora apuntan a lo siguiente:

  • Un trastorno autoinmune: el sistema inmunológico del paciente se vuelve hiperactivo y destruye los melanocitos.
  • Un acontecimiento estresante.
  • El daño a la piel causado por quemaduras de sol.
  • La exposición a algunos productos químicos.
  • Una condición neural.
  • Causas genéticas.

Síntomas del vitíligo

El síntoma principal del vitíligo es la presencia de manchas blancas en la piel. Inicialmente, puede comenzar como un parche que luce ligeramente más pálido que el resto de la piel, pero poco a poco se irá aclarando hasta alcanzar la despigmentación total.

Por lo general, el vitíligo produce áreas despigmentadas simétricas de la piel, lo que se conoce como vitíligo generalizado.

Otra manera en que podemos encontrar esta afección es aquella donde se desarrolla la despigmentación asimétrica, focal o de un solo lado, conocido como el vitíligo segmentado.

Quienes padecen esta perturbación, además de manchas blancas en la piel, pueden presentar la aparición de canas de manera prematura en el cabello, las pestañas, las cejas y la barba; también se puede notar una pérdida de color en el interior de la boca.

El diagnóstico de vitíligo se hace sobre la base de un examen físico, historial médico y en ocasiones, con pruebas de laboratorio. Cabe aclarar que no todas las manchas blancas en la piel son producto del vitíligo; existen otras condiciones que pueden provocar lesiones similares al vitíligo y que deben ser descartadas de antemano, por ejemplo: infección por hongos, alergia al sol o Hipomelanosis guttata idiopática.

Tratamiento de la enfermedad

No hay cura para el vitíligo, pero se puede controlar con eficacia a través de muchos enfoques diferentes. Al igual que otras enfermedades, se obtiene mejor resultado en pacientes que tengan una atención temprana. El tratamiento precoz sobre el vitíligo producirá resultados mejores y más duraderos, por lo que la atención médica debe ser buscada tan pronto como sea posible.

Una serie de tratamientos convencionales y experimentales están actualmente disponibles para atender a personas diagnosticadas con vitíligo. Se han obtenido buenos resultados de repigmentación de la piel en alrededor del 70% de los casos.

Tratamients principales

  • Los tratamientos tópicos: son rutinas que implican el uso de medicamentos aplicados a la piel, tales como: cremas con corticoides, inmunosupresores, inhibidores de la calcineurina, análogos de la vitamina D o pseudocatalasa.
  • La fototerapia: es un procedimiento médico en el cual, la piel se expone cuidadosamente a la luz ultravioleta.
  • La Climatoterapia: un tratamiento natural, basándose principalmente en el agua mineral y la exposición controlada al sol. Este enfoque novedoso reporta resultados muy aceptables.

Otros tratamientos

  • Los tratamientos sistémicos, como la administración de un medicamento inyectable u oral tales como la dexametazona, la azatioprina o el ginkgo biloba.
  • Las terapias quirúrgicas en las que se transfieren partes de la piel normal para cubrir las áreas afectadas con vitíligo.
  • Despigmentación, como último recurso, y en búsqueda del equilibrio, se puede recurrir a provocar intencionalmente, la pérdida permanente del color restante.
  • Algunos maquillajes encubridores que puedan enmascarar o disimular los efectos de la enfermedad.

El vitíligo debe enfocarse como una enfermedad crónica; a pesar de que no se puede curar en la actualidad, se puede controlar en muchos casos. Incluso si se trata con éxito, puede volver a aparecer sin previo aviso en cualquier momento; las causas o desencadenantes definitivos del vitíligo, hasta ahora, no se conocen con exactitud.

Esto es un inconveniente que estimula a instituciones de todo el mundo a continuar la investigación y a realizar esfuerzos en el desarrollo de nuevas y exitosas terapias que ayuden a superar los efectos de este trastorno.

Otros artículos que te pueden interesar

El vitíligo en los bebes
Causas del vitiligo
El vitiligo en los niños